Invertir en tecnología, ¿un lujo o una necesidad?

Invertir en tecnología, ¿un lujo o una necesidad?